Manos de niño sobre teclado de piano

El aprendizaje musical en la etapa de estimulación temprana. Aprendemos las notas.

En Musicaeduca somos muy conscientes de que en la estimulación musical hay que trabajar de forma correcta. Esto es que todas las actividades y experiencias con el lenguaje de la música deben responder a una buena iniciación en la materia, tanto en contenidos musicales como en sus procedimientos de aprendizaje.

Diversos estudios científicos demuestran que la forma en la que se aprende algo por primera vez sienta unas bases y una estructura de aprendizaje que perdurará siempre, y aunque más adelante se cambie el proceso, el cerebro siempre buscará las referencias de ese primer aprendizaje para la comprensión de la materia, debido a las conexiones neuronales ya creadas.

Por este motivo, es fundamental que la percepción musical en edades tempranas sea completa y precisa, con todos sus parámetros, pues la falta de alguno de ellos quedará guardada en el subconsciente de los niños como no necesaria o incluso incómoda. Si faltara alguna de ellas, podría incluso crearse una barrera o bloqueo inconsciente que hará más difícil su incorporación después.

Niña con vestido azul tocando violin

Paremos a pensar, ¿Qué es la Música?

  • La música es Arte: vehículo para expresar emociones, creatividad y belleza; fuente de cultura y conocimiento gracias a su contextualización en cualquier ámbito o disciplina
  • Comunicación: la música nos dice algo y reaccionamos con ella
  • Percepción: recibimos estímulos rítmicos, melódicos, tímbricos, expresivos… aprendemos a escuchar
  • Socialización: actuamos con la música de forma colectiva y nos comunicamos, esto tiene beneficios en la conducta, capacidad de empatía, respeto, etc.
  • Participación: la escucha debe ser activa y participamos con ella
  • Motivación: disfrutamos con las actividades y por ello aumentamos la receptividad y la capacidad de escucha, principios básicos del neuroaprendizaje.
  • Lenguaje: trabajamos los parámetros del lenguaje de la música tanto a nivel auditivo y expresivo como a nivel gráfico, proceso aplicable al aprendizaje de otras lenguas.
  • Interpretación: somos capaces de interpretar con nuestro cuerpo o con un instrumento el mensaje musical que se nos asigna.
  • Coordinación: estimulamos el desarrollo integral y la expresión corporal, así como la psicomotricidad fina con la interpretación instrumental
  • Disociación: realizamos diferentes acciones al mismo tiempo
  • Comprensión: con la práctica musical se van asimilando los conceptos y la grafía que los representan, dando lugar al razonamiento, la lógica y el aumento del CI.
  • Satisfacción: Aprender música o tocar un instrumento permite establecer metas claras y objetivos a corto o medio plazo. Al cumplirlos, el sentido de logro y satisfacción es muy positivo en su desarrollo.
  • Felicidad: La música te hace sentir feliz, aumenta el optimismo y quieres compartirla, estimula a los pequeños y protege del envejecimiento cerebral a los mayores, para su disfrute no hay edad.